Home > Cirugias

Cirugía de la apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno respiratorio que consiste en la obstrucción de las vías respiratorias durante el sueño. Este hecho viene producido por un exceso de tejido graso en la zona del cuello, una lengua demasiado grande, la debilidad de los músculos del cuello o una estructura anómala de la mandíbula.

La cirugía de la apnea del sueño elimina completamente en un 95% de los casos las causas de la apnea. Se diagnostica para pacientes a quienes las soluciones más conservadoras, como los cambios de conducta, la pérdida de peso o el uso de aparatos respiratorios no han conseguido eliminar el problema o para quien busca una solución definitiva y sólo después de que el cirujano haya examinado cada caso particular y haya prescrito que la cirugía pueda ser una solución eficaz.

La cirugía consta de diferentes procedimientos, entre ellos eliminar el exceso de tejido graso del cuello (paladar, lengua, según donde esté la causa) o avanzar la mandíbula mediante cirugía ortognática. Todos los procedimientos tienen como objetivo agrandar las vías respiratorias del cuello y eliminar los obstáculos que las obstruyen.

 


 

¿Es necesario pasar por cirugía para evitar la apnea?

Hay otras soluciones conservadoras para casos de apneas leves o moderadas como el cambio de conducta y hábitos (reducción de peso, etc.), o aparatos respiratorios. En caso de que la apnea sea muy grave o las soluciones anteriores no funcionen se recomienda pasar por cirugía para evitar los graves problemas que puede causar la apnea como hipertensión, ataques cardíacos o derrames cerebrales. Hay que tener en cuenta que la cirugía ortognática resuelve el problema de la apnea en un 95%.

¿Por qué es tan eficaz?

La cirugía corrige la posición de la mandíbula evitando que ésta se deslice y obstruya la mandíbula, permitiendo la libre circulación del oxígeno. La cirugía también aumenta el volumen y diámetro de la vía aérea, debido al apnea. Esta solución es, en la mayoría de los casos, definitiva.

¿Deja cicatrices?

Al contrario, la cirugía se realiza a través de la boca mediante incisiones pequeñas que no dejan ningún tipo de cicatriz visible. Además, corrigiendo la postura de la mandíbula también se mejora la estética y el perfil de la cara.

¿El postoperatorio es duro?

Debido a la operación, el paciente debe alimentarse alrededor de un mes de líquidos y purés de forma exclusiva. Asimismo, es posible que el paciente sufra durante los primeros días ciertas molestias debido a la intervención. Sin embargo, la nueva cirugía mínimamente invasiva ha reducido de forma drástica tanto el tiempo de recuperación como las molestias del postoperatorio, agilizando el tiempo que necesita el paciente para volver a hacer vida normal.